que es la ley de fitts

La Ley de Fitts permite calcular el tiempo que un usuario necesita para calcular un objetivo en función del tamaño y la distancia del blanco. Es un factor clave de la usabilidad web.

Esta ley está relacionada con la naturaleza del movimiento humano y ha tenido un gran éxito desde su postulación en los años 50. Fue creada por el psicólogo Paul Fitts, aunque la explicaba mediante el conflicto bélico, a través de su experiencia en las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos. Tras su publicación han sido numerosos los estudios y ensayos realizados.

Pero, ¿qué es exactamente la Ley de Fitts? Básicamente suele definirse como un modelo aplicado al movimiento humano que establece que:

El tiempo necesario para alcanzar un objetivo con un movimiento rápido es una función del tamaño de dicho objetivo y de la distancia que hay que recorrer hasta él.

Bien, lo he entendido, ¿pero en qué va a ayudarme todo esto a mejorar mi página web? La Ley de Fitts nos ayuda a entender mejor la interacción de los usuarios en una web y por lo tanto nos permite afinar con mayor precisión el diseño de la misma. ¡Veamos cómo!

Consejos básicos según la Ley de Fitts

El mejor consejo que puedo darte es el siguiente: si pretendemos que el usuario haga clic en un elemento de interacción, su tamaño y su posición con respecto al punto de partida del cursor son cruciales. Pero, ¿por qué?

  1. El tamaño y la posición son más importantes de lo que piensas.

Las acciones de mayor relevancia en una web deben estar lo más cerca posible de la posición de la que parta el cursor. Además, la superficie sobre la que se puede hacer clic debe ser lo suficientemente amplia, por supuesto, bastante más grande que el tamaño del cursor. Esto parece sencillo en un PC, pero hay que tenerlo muy en cuenta en el diseño móvil para no perjudicar además su usabilidad.

Te pongo un ejemplo de mala práctica relacionado: imagina que rellenas un formulario de registro o contacto y al completar el último campo el botón “enviar” está más alejado del cursor que otros botones del formulario y además su tamaño es el mismo que el de los campos. Pues eso, todo mal.

  1. ¿Botones a lo ancho? No siempre son útiles

A la hora de colocar un botón en el que queremos que el usuario haga clic, debemos tener en cuenta el sentido que lleva hasta llegar a él. Debemos calcular la dirección y el movimiento más probable que realizará el cursor. Si el movimiento que predomina es vertical, por ejemplo, será la altura del botón, y no su ancho, la medida a potenciar. Podemos verlo con mayor claridad en la siguiente ilustración:

ley de fitts

 

3. Cuidado con el despliegue de los menús jerárquicos.

Si tu página web tiene un menú jerárquico, asegúrate de que las opciones que aparecen en el submenú estén cerca de la posición original y que la dirección del movimiento no cambie. Este es un error muy típico en los periódicos digitales:

ley de fitts 2

En el menú superior, después de hacer clic sobre uno de los botones (menú 5), se despliega una barra horizontal que debemos recorrer para seleccionar alguna de las opciones. De esta manera debemos recorrer toda la pantalla para realizar un mero clic.

Aunque parece muy obvio el por qué no debemos usar esta práctica, es más común de lo que parece verla en páginas web de grandes empresas e instituciones. Es cierto que en ocasiones corresponde a una decisión premeditada, con el objetivo de no ocultar contenido con el menú. Cuestión de prioridades, supongo.

4. El diseño por y para el usuario, no pierdas el objetivo.

A veces es tentador dejarse llevar por nuestra parte más artística, pero no pierdas el norte, no sacrifiques la usabilidad. No es una buena idea sacrificar el tamaño y la ubicación de los enlaces por criterios estéticos o de economía de espacio. A lo mejor en algunas ocasiones tenemos un buen motivo para hacerlo, pero no debe convertirse en una costumbre.

5. Que el usuario entienda las comodidades que le ofrecemos.

Te pongo un ejemplo, si ampliamos el espacio destinado a un botón para que se haga clic en el enlace, asegúrate de que sus límites están claros y son percibidos correctamente. Si no, tu trabajo no servirá de nada.

6. No exageres.

Hay que ampliar los enlaces para facilitar los clic, pero no te pases. No tienes que crear superficies enormes que no aporten ningún beneficio de usabilidad.

 

Esto son todos los consejos que tengo para ti hoy. Por si te ha llamado la atención y quieres indagar más al respecto, esta es la fórmula en la que se basa todo lo que te he explicado:

MT = a + b log2(2A/W)

En esta MT es el tiempo que necesitas para completar un movimiento, a y b son constantes empíricas relacionadas con las condiciones concretas de la prueba, W es el ancho del objetivo y A la distancia.

 

NOS OBLIGAN A MOLESTARTE CON LA OBVIEDAD DE QUE ESTE SITIO TAMBIÉN USA COOKIES.
En caso de no aceptarlas puede que no pueda visualizar todo el contenido correctamente

Más info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar